CASO DE FEMICIDIO EN CONDOMINIO DE BUIN: ANULAN JUICIO DE ABSOLUCIÓN

 

 

ANULAN JUICIO QUE ABSOLVIÓ POR LOCURA A INGENIERO QUE MATÓ A EX ESPOSA

 

En octubre de 2009, Carlos Silva Arancibia apuñaló 15 veces a Olga Eugenia Huerta Olguín (en la foto) en Buin y después cortó las mangueras del gas, provocando un incendio de proporciones. Fue declarado inimputable en septiembre pasado por esquizofrenia, pero deberá volver al tribunal.

 

La Corte de Apelaciones de San Miguel anuló este miércoles el juicio que declaró inimputable por locura al ingeniero Carlos Alejandro Silva Arancibia (48), quien el 21 de octubre de 2009 asesinó a su ex esposa Olga Eugenia Huerta Olguín de 15 puñaladas, para luego incendiar la vivienda de la mujer en Buin.

El 3 de septiembre pasado, el Tribunal Oral Penal de San Bernardo absolvió al ingeniero por unasupuesta esquizofrenia paranoide. La Fiscalía Occidente y la parte querellante apelaron a la resolución y este miércoles la Corte de San Miguel anuló el fallo del tribunal sambernardino y ordenó un nuevo juicio.

Los hechos ocurrieron en la noche del martes 20 de octubre de 2009 en el exclusivo condominio Rucalhue de Buin, donde el ingeniero civil mecánico apuñaló brutalmente a su ex mujer, que tenía 45 años al momento de su muerte. Luego, cortó las mangueras del gas e hizo explotar la casa. En el hecho, Silva Arancibia resultó gravemente herido.

El ingeniero y la dueña de casa se casaron en 1990 y en 2009 ya estaban separados de hecho hace 6 años. Tuvieron dos hijas de 16 y 17 años que vivían con la mujer en el condominio Rucalhue. Tras el quiebre, Olga se emparejó con otro hombre con el que tuvo a su hijo Diego, entonces de 7 años.

Según fuentes ligadas a la investigación, las peleas se tornaron violentas porque supuestamente Olga no le quería dar el divorcio a su marido y éste comenzó a extorsionarla económicamente. Debido a las pugnas, la mujer lo denunció por amenazas de muerte y luego de eso al ingeniero le prohibieron acercarse a su ex cónyuge.

Pese a que el matrimonio finalmente se divorció en abril del 2009, Olga Huerta sabía que podía ser asesinada y por lo mismo dejó una carta con instrucciones para que su hijo menor quedara a cargo del padre biológico por si algo le pasaba a ella.

El martes 20 de octubre en la noche, pasadas las 22 horas, su ex esposo llegó a la parcela de Buin armado con un cuchillo, se metió por una ventana y la apuñaló delante de sus 3 hijos, los que lograron arrancar en pijamas y a pies pelados.